Absolucion

Превод: Petya Bozhilova

4.88   (8 гласа)
ndo Ud. esté lista, llámeme para ver dónde vamos a quedar. "¿Qué quiere este tipo?! Qué raro "- se preguntó Rosita.

En la esquina, al comienzo de la calle, donde cada sábado hacían un mercado, José la estaba esperando en su coche con la emoción y la esperanza de que finalmente se libraría de las pesadillas que cada noche le despertaban, le atormentaban y le dejaban destrozado .

…En el mismo funeral de su hermana Carmen él había quitado del cuello de Rosita un collar de oro y de su brazo un brazalete tan grueso como un dedo, dos adornos que Doña Carmen le había regalado a ella. Le acusó que les había robado. Pobre Rosita, casi se volvió loca.

Desde entonces, él vivía con temores y perseguido por visiones .

Rosita llamo a la ventana de su coche:

- Aquí estoy. Dígame lo que tiene que decirme, que tengo prisa.

- Entre en el coche, ¡por favor!, ¡le pido solo cinco minutos!

José abrió la puerta del coche y Rosita se sentó sin cerrar la puerta.

- Mire, Rosita - empezó José - Estoy cansado de visiones y de pesadillas desde el funeral de mi hermana. Anoche soñé con ella de nuevo. Oí claramente a su voz. Ella estaba como viva en frente de mí. Me dijo: "José, que mañana le devuelvas los adornos de oro que le había regalado a Rosita. Se los dí a ella y solo ella sabe qué hacer con ellos. Si no se los vuelves, te estrangulo. "

Ella había venido muchas veces en mi sueño, pero esta vez me dio mucho miedo. Debo de haber cometido un pecado, pero Dios me da la oportunidad de corregir mi error. Por favor, perdóneme por lo que le he hecho! Usted no es una mala persona, ¡es una verdadera señora!

- José, deje de alagarme de momento! Le voy a decir algo sorprendente. Anoche soñé algo parecido. Doña Carmen me preguntó en mi sueño "¿por qué no te los llevas?." En primer lugar me preguntaba de qué se trataba porque se me había olvidado de los adornos. Pero en su sueño y en el mío tiene algo que me hace pensar. Ella nos dice lo mismo: que yo sé qué hacer. ¿Qué quiere decir? ¿Que me los ponga o qué? ...

- ¿Quién sabe? ... Yo solo tengo que devolvérselos. Ud. sabrá qué hacer con ellos. - dijo José con un tono amical que no era nada suyo, parecía que quería deshacerse lo más rápido de la extraña carga. Le entregó a Rosita la bolsa con la cadena de oro y la pulsera y, como si hubiese quitado una piedra grande de su cuello, sintió un alivio enorme.

Rosita las puso en su bolsa y se fue, quedándose perpleja.

Se fue a casa sin abrir el paquete ni al día siguiente, ni pasado dos días. Una semana entera pasó. Y de nuevo... y de nuevo el sábado se le cayó el tazón en el fregadero...

- ¡Una vez más sin irme al cementerio! ¡Qué tonta estoy! - se culpó Rosita susurrando. -Voy a ir a la iglesia. Quizás mi Señor me ayude a saber qué hacer con estos adornos. No serán vanas estas palabras "ella sabe qué hacer con ellas."

Al día siguiente era domin

Сайтът PlovdivLit е творчески продукт на фондация „Пловдив ЛИК” и е обект на авторско право.
Поставянето на хипервръзки към сайта, към издания, рубрики и конкретни текстове в PlovdivLit е свободно.

© PlovdivLit 2022